Erwin Schrödinger


Es posible que esta unidad de conocimiento, sensación y elección que llamáis «vuestra» haya surgido de la nada hasta llegar a ser en un momento dado, no hace demasiado tiempo; es posible más bien que este conocimiento, sensación y elección sean esencial, invariable y numéricamente sólo uno en todos los hombres; más aún, en todos los seres sensibles. Pero no en el sentido de que somos una parte, un fragmento, de un ser eterno e infinito, un aspecto o una modificación del mismo, como en el panteísmo de Spinoza. Pues deberíamos plantear la misma pregunta desconcertante: ¿qué parte, qué aspecto somos? ¿En qué se diferencia objetivamente de las demás? No, por muy inconcebible que parezca para la razón común, nosotros —y todos los demás seres conscientes como tales— estamos todos en todo. De ahí que esta vida nuestra que vivimos no sea un simple fragmento del conjunto de la existencia sino, en cierto sentido, el conjunto; lo que ocurre es que este conjunto no está constituido de tal forma que pueda ser analizado de un solo vistazo.

Mi concepción del mundo


Erwin Rudolf Josef Alexander Schrödinger (1887-1961) era un físico que realizó importantes contribuciones en los campos de la mecánica cuántica y la termodinámica. Recibió el Premio Nobel de Física en 1933. Tras mantener una larga correspondencia con Albert Einstein propuso el experimento mental del gato de Schrödinger que mostraba las paradojas e interrogantes a los que abocaba la física cuántica.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...