Sobre el Amor


Amas aquello que eres, tu verdadero yo, y todo cuanto haces lo haces por tu felicidad. Hallarlo, conocerlo, amarlo es tu impulso básico. Desde tiempo inmemorial te has amado a ti mismo, aunque no con sabiduría. Pon tu cuerpo y tu mente con sabiduría al servicio del yo, eso es todo. Sé fiel a tu propio yo, ámalo de manera absoluta. No simules, no pienses que amas a los otros como a ti mismo. A menos que los hayas percibido como uno contigo, no puedes amarlos. No pretendas ser lo que no eres, no rehúses ser lo que eres. Tu amor hacia los otros es el resultado del autoconocimiento, no su causa. Ninguna virtud es genuina sin conocimiento de sí mismo. Cuando tengas un conocimiento cierto de que la vida misma fluye a través de todo lo que es, de que eres esa vida, lo amarás todo de manera natural y espontánea. Cuando te percatas de la profundidad y de la plenitud de tu amor por ti mismo, sabes que todo ser sensible y el universo entero están incluidos en tu afecto. Pero cuando ves cualquier cosa como algo separado de ti, no puedes amarla porque le tienes miedo. La alienación produce temor y el temor hace más profunda la alienación. Es un círculo vicioso.
Sólo el autoconocimiento puede romperlo. Búscalo con resolución.

Nisargadatta Maharaj
Yo Soy Eso


El silencio es el fondo de todo lo que sucede, de todo lo que aparece y desaparece. Es amor no cualificado, amor que no tiene necesidad de ningún estímulo. Se estimula a sí mismo por sí mismo.
Desde el momento en que vives conscientemente en la unidad, no hay «otros». Sólo el Sí mismo es. Y este Sí mismo es amor. Pero cuando te tomas a ti misma por alguien, todas las relaciones son de objeto a objeto, de hombre a mujer, de madre a hijo, de personalidad a personalidad. Y ahí no hay comunión, no hay posibilidad de amor.

Jean Klein
La sencillez del Ser

Debido a que nos hemos separado imaginariamente de nuestra felicidad infinita, nos sentimos perpetuamente insatisfechos, y, por consiguiente, el amor innato por la felicidad nos impele a buscar incansablemente la felicidad que hemos perdido. Así el amor natural por la felicidad, que es nuestro ser verdadero, es aparentemente distorsionado, manifestándose en la forma de deseo, el cual nos empuja a estar activos, alejándonos con ello más del estado de ser verdadero. Mientras el amor verdadero es nuestro estado natural de solo ser, el deseo da surgimiento al «hacer» o la actividad, que nos distrae de nuestro ser esencial.

Michael James
La Felicidad y el Arte de Ser

¿qué es el amor? Es el gozo de la Presencia, no como “yo” sino como Yo Soy. La Presencia como tal, no en la duración o temporalidad sino de momento a momento. En la temporalidad el amor viene a ser una emoción personal. El amor no puede ser personal o impersonal, no tiene límites o barreras, no se puede practicar, cultivar o provocar. El amor, el Amor, sólo puede ocurrir, ¡y eso no sucede con el débil amor afectivo!

...
lo que permanece después de la destrucción del “mí” es lo que siempre ha existido en la fenomenalidad: el amor, la expresión objetiva del sujeto absoluto: el amor de uno mismo como Unicidad.

Ramesh Balsekar
De La Conciencia a la Conciencia

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...