Ir al contenido principal

Lo que buscamos no existe


La autoconmoción “yo” es la semilla y el conocimiento es el árbol…˜ pero ninguno de los dos es por sí mismo…˜ La autoconmoción “yo” es la propia sorpresa de saberse ser…˜ Lo que quiera que uno es…˜ es antes de que se produzca esta autoconmoción que nos lleva a saberlo…˜ Una vez abierta esta semilla de la autoconmoción “yo”…˜ se expande en conocedor y conocido…˜ Esta expansión constituye el árbol del conocimiento…˜ pero el árbol del conocimiento está hecho sólo de palabras…˜ Al nombrar algo…˜ ese algo parece venir a la existencia…˜ Al nombrarnos a nosotros mismos “cuerpo”…˜ aceptamos que el nacimiento es algo que nos ha producido…˜

Cuando aceptamos un método para llegar a saber quién somos…˜ damos la espalda a quien somos y buscamos en el océano de nuestras propias palabras…˜ El camino para encontrarnos…˜ abierto así ante nosotros…˜ no tiene fin…˜ Cuanto más avanzamos más se aleja el horizonte…˜ Las palabras no pueden darnos una descripción del modelo de lo que buscamos…˜ porque lo que buscamos no existe…˜ Sólo existe el buscador…˜ Sobrecogido por su ansia de encontrar…˜ no se da cuenta de que toda la realidad está presente en su búsqueda…˜ Es con la realidad con lo que buscamos la realidad…˜ La realidad es antes de que comencemos a buscarla…˜ la realidad está en el punto de comienzo de su búsqueda…˜ la realidad está presente en toda la búsqueda…˜ Sólo la realidad es…˜ Buscarla es negarla…˜ Buscarla es darle la espalda…˜

Pedro Rodea


Entradas populares de este blog

La Técnica del Vichara

"Alza tu cabeza. No mires hacia abajo al agitado y tormentoso mar de la vida transitoria. Si lo haces te hundirás en sus fangosas olas. Fija tu mirada en lo elevado hasta que veas la Realidad Espléndida" Ramana Maharshi citado porMouni Sadhu


Las cosas más simples son también a veces las más difíciles de conseguir. Cuando tratamos de dar el portazo a todos los caprichos y fantasías de nuestra inquieta mente, y de concentrarnos en el motivo elegido para un propósito definido, la mente se resiste desesperadamente al control.
Hallad quien es el creador de los pensamientos, nos decía el Gran Rishi, porque esta es la verdadera realización.
Comencé a trabajar con el Vichara durante años antes de conocer a Maharshi, y el método de acuerdo a sus enseñanzas es como sigue:

Sumergirse en meditación, haciendo una impresión clara en la mente exterior de que el Yo real no puede ser nada transitorio como el cuerpo, las emociones o la mente. Cuando este hecho esta firmemente establecido en la con…

Olvida las palabras

Disfruta la maravilla de la inmediatez de la vida y ámala. Olvida las palabras. Las cualidades únicas de cada momento de vida nunca se repiten. El Ser infinito es tu verdadera identidad. Deja las limitaciones del lenguaje por un momento, frecuentemente. Una calidez en el ser resuena. La inteligencia pone este planeta a la distancia exacta del sol. La consciencia no es un accidente fortuito. Sé consciente de esta consciencia y la inteligencia pura se abrirá.

Gilbert Schultz

Fuente:
Facebook Gilbert Schultz en español

Asatoma sad gamaya

asatomä sadgamaya
tamasomä jyortigamaya
mrtyormä amrtamgamaya

Condúcenos de lo asat a lo sat
Condúcenos de la oscuridad a la luz
Condúcenos de la muerte a la inmortalidad

(Brihadaranyaka Upanishad - I.iii.28)
Esta es la verdadera oración: el reconocimiento por parte del buscador de su limitación y su sentido grito de ayuda en el camino a la transcendencia. No es una oración por las cosas del mundo. No es una oración para pedir comida, cobijo, salud, compañía, riquezas, éxito, fama, gloria o incluso el cielo. Quien recita estos tres mantras se ha dado cuenta de que esas cosas son inconsistentes, están empapadas de dolor y, aunque las reciba en abundancia, le dejarán eternamente insatisfecho. Cuando comprende esto plenamente es cuando recita esta oración. La esencia de cada uno de los tres mantras es la misma: "Oh, Gurú, ayúdame a liberarme de mi errónea comprensión de mi mismo, del universo y de Dios y bendíceme con el verdadero conocimiento". Es en este espíritu en el que gen…