El reflejo


219-220 Igual que el sabio deja a un lado la jarra, el agua y su reflejo y elevando la vista contempla al resplandeciente sol que prestaba su luz a la jarra y al agua provocando el reflejo, al tiempo que permanecía independiente de ellos, de la misma forma hemos de descartar el cuerpo, el intelecto y el reflejo que Chit produce sobre él, dándonos cuenta de que el Testigo, el Ser, el Absoluto Conocimiento —que es la causa desconocida de la manifestación de todo y que está más allá del alcance del intelecto—, es algo distinto de lo grosero y lo sutil. Es eterno, omnipresente, lo penetra todo y es más que sutil, carece de exterior y tampoco tiene interior: eso es idéntico a uno mismo.

LA JOYA DEL DISCERNIMIENTO
(VIVEKA CHUDAMANI)
SANKARA


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...