El hijo del instante


El hijo del instante es, pues, el que vive en un tiempo sin divisiones, en un perpetuo ahora, fluyendo con él y adaptándose como el agua a todos los accidentes del río. Vive en un tiempo rigurosamente simultáneo, en un tiempo que no pasa porque la intuición y la impresión de la omnipresencia divina, constante y sin fisuras, es más fuerte que el vértigo de la sucesión y el cambio sin fin. Vive, pues, relajado, abandonado por completo a la voluntad divina y todo cuanto le ocurre dentro de ese abandono, lo interpreta tan solo como símbolos y aspectos relativos de su maqam (estación) actual. Su nacimiento, su muerte y su resurrección no los ve separados y sabe que el verdadero nacimiento es espiritual y no ocurre en el tiempo. Es al despertar de su letargo, de su sueño temporal, que conoce que todo es ahora, todo es simultaneo, el principio y el fin, la caída y la redención, la lejanía y la proximidad, la vida y la muerte, el conocimiento y la ignoracia. Y que la única y verdadera realidad, el único y verdadero ser, la única y verdadera existencia, no podrían tener ni comienzo ni fin, ni entrar en contradicción con nada, ni ser esclava del fragor de los días, pues todo es una sola y misma cosa en Allah.

Autor: Manuel Shuhud
Fuente (para leer al completo): webislam
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...