Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

El testigo

Cuando comenzamos el viaje hacia el interior de la conciencia, confiábamos en que, tras desidentificarnos de todos los objetos observados, encontraríamos, en el fondo, el núcleo más íntimo del yo separado, pero, en realidad, al llegar a ese final del trayecto, el ego desaparece por completo, y en su lugar sólo queda un puro centro de percepción consciente, desimplicado de todo el mundo percibido. Es, como decimos, el testigo transpersonal, libre y sin forma, el espectador desapegado siempre presente, que no busca ni rechaza nada, que todo lo acoge ecuánimemente, que permanece inmutable ante los cambios y las agitaciones del universo fenoménico. Este testigo no es, sin embargo, nuestra realidad definitiva, sino tan sólo el último reducto de independencia de la sensación de identidad separada. Desde esa posición, uno todavía se siente como un centro experimentador diferenciado de la realidad experimentada y, por tanto, esta perspectiva sigue siendo tan ilusoria y provisional como todas…

Amar lo que Es

Un pensamiento resulta inofensivo a menos que nos lo creamos. No son nuestros pensamientos, sino nuestro apego a ellos, lo que origina nuestro sufrimiento. Apegarse a un pensamiento significa creer que es verdad sin indagar en él. Una creencia es un pensamiento al que hemos estado apegados, a menudo durante años.

La mayoría de la gente cree que «es» lo que sus pensamientos dicen que es. Un día advertí que no estaba respirando: me estaban respirando. Entonces también advertí, con gran sorpresa, que no estaba pensando: que, en realidad, estaba siendo pensada y que pensar no es personal. ¿Te despiertas por la mañana y te dices: «Creo que hoy no voy a pensar»? Es demasiado tarde: ¡ya estás pensando! Los pensamientos sencillamente aparecen. Provienen de la nada y vuelven a la nada, como nubes que se mueven a través de un cielo vacío. Están de paso, no han venido para quedarse. No son perjudiciales hasta que nos apegamos a ellos como si fueran verdad.

Nadie ha sido capaz, jamás, de controlar …

El centro de la circunferencia

M.C. Escher

"¡No existen seres diferentes! ¡No existen ni distinciones ni contrarios! El sabio se sitúa en un punto en el que "yo" y "tú", "esto" y "aquello", "sí" y "no", parecen todavía indistintos. Este punto es el centro inmóvil de una circunferencia, sobre cuyo perímetro ruedan todas las contingencias, todas las diferencias, todas las individualidades. Un punto desde el que no se divisa mas que un infinito que no es ni "tú" ni "yo, ni "esto" ni "aquello", ni "sí" ni "no". Contemplar todo en la unidad primordial no diferenciada, esta es la verdadera sabiduría".

Chuang Tsê

Despertar del sueño

Sueño lúcido es un término que se emplea para describir el hecho de despertarse dentro del propio sueño, darse cuenta de que es un sueño y luego seguir en él pero ya sabiendo que es un sueño. Podríamos llamar vida lúcida a una vida en la que se desvela la naturaleza ilusoria de la separación. Ya que no se trata de que despiertes del sueño de la vida, sino que se produzca el despertar impersonal a la realidad ilusoria del sueño de la vida. ¿Desde qué punto podría una ilusión verse a sí misma como ilusión? ¿Qué puede hacer un supuesto autor para convertirse en un no-autor? ¿Qué pensamiento puede llevar al pensador más allá del pensamiento? Las respuestas son, respectivamente, desde ninguno, nada y ninguno. Como dijo Rumi:

Quienquiera que me haya traído hasta aquí
tendrá que llevarme a casa.

Esta "vuelta a casa" revela la naturaleza ilusoria del ego, del mundo, del tiempo y del espacio. Todo esto no desaparece en una gran explosión de luz blanca, lo único que desaparece es el sen…

Eres todo en todo

"Por muy incomprensible que parezca al intelecto común, tú -e igualmente cada ser consciente tomado por separado- eres todo en todo. Por ello tu vida, la que tú vives, no es un fragmento del acontecer mundial, sino, en cierto sentido, la totalidad. Sin embargo, esta totalidad está compuesta de tal forma que no se puede abarcar con una mirada. Como se sabe, es esto lo que los brahmanes expresan con la sagrada, mística y sin embargo sencilla fórmula: tat twan asi [esto eres tú]. O también con palabras como: yo estoy en el este y en el oeste, estoy abajo y arriba, yo soy la totalidad del mundo."
(...)
"Así, puedes echarte al suelo, apretarte contra la madre tierra con el seguro convencimiento de que tú eres uno con ella y ella una contigo. Estás tan firmemente fundamentado y eres invulnerable como ella, más bien mil veces más fuerte e invulnerable. Tan seguro como que ella te tragará mañana, tan seguro como que te parirá de nuevo para renovadas ambiciones y sufrimientos. Y …

Lo personal y lo universal

Eso en quien todos los seres residen y que reside en todos los seres, que es el dador de gracia a todos, El Alma Suprema del universo, el ser sin límites —yo soy eso.
Amritbindu Upanishad

Su propio pequeño cuerpo también está lleno de misterios y de peligros, y sin embargo usted no tiene miedo de él, pues usted lo toma como suyo propio. Lo que usted no sabe es que el universo entero es su cuerpo y que usted no necesita tener miedo de él. Usted puede decir que tiene dos cuerpos, el personal y el universal. El personal viene y va, el universal está siempre con usted. La creación entera es su cuerpo universal. Usted está tan cegado por lo que es personal, que no ve lo universal. Esta ceguera no acabará por sí misma —debe ser deshecha diligente y deliberadamente. Cuando todas las ilusiones son comprendidas y abandonadas, usted alcanza el estado libre de error y perfecto en el que todas las distinciones entre lo personal y lo universal ya no son más.

Sri Nisargadatta Maharaj
Yo Soy Eso

Visión, visión, visión ...

¿Qué sentido tiene mirar al exterior? ¡Todo lo que podemos ver son objetos! Invirtamos la dirección de la mirada y observemos en el interior.

¿Vemos ahora al sujeto?

Si es así, entonces, estamos mirando un objeto. Con independencia de la dirección en que miremos, siempre encontramos a un objeto.

¿Pero acaso no podemos vernos a nosotros mismos?

¡No podemos ver lo que no está ahí!

¿Qué es entonces lo que podemos ver?

Tal vez lleguemos a ver nuestra propia ausencia, que es eso que está mirando y que también se denomina "vacuidad".

Wei Wu Wei (Terence Gray)

Más alla del yo

El rechazo a la muerte tiene que ver con el miedo a la pérdida de la propia identidad, a entrar en una zona de misterio donde todo lo que fuimos se acaba. Tiene que ver con el fin de aquella trama de: pensamientos, emociones, definiciones, recuerdos, roles, circunstancias, relaciones, ideas sobre nosotros mismos y el mundo que llamamos “yo”.

Sin embargo, si todo eso se acabara, ¿dejaríamos de ser? Las tradiciones espirituales plantean que si soltáramos todos aquellos conceptos, imágenes y sentimientos con los cuales nos hemos identificado nos encontraríamos con nuestra identidad más profunda, aquella a la cual hemos llamado Esencia Espiritual o Alma.

Si en lo profundo de nosotros experimentáramos que: pensamos, pero no Somos nuestros pensamientos; sentimos, pero no Somos nuestras emociones; actuamos a través del cuerpo, pero que no Somos el cuerpo; que la mente, la emoción y el cuerpo son vehículos del Ser, pero no el Ser, tendríamos la certeza de que lo que realmente somos es Espíritu …