La Entrega



Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.
San Juan de la Cruz

Uno debe estar dispuesto a ofrecerlo todo...todo...la vida, aliento, corazón, ser,...todo. No debe ofrecerlo solo, debe quererlo, si no el ego no será destruido. Debe confiar en esa Gracia, en ese Poder, del cual uno es completamente ignorante y frente al cual uno siempre será ignorante y cuya mejor expresión es: “yo no sé, yo no puedo”. Es muy verídico...muy intenso...

Pedro Rodea
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...