Los cabos sueltos



Resulta un tanto surrealista: hete aquí a la Conciencia fluyendo, aparentemente fingiendo que ha olvidado quién es, cuando aquí es completamente obvio quién es. El sueño carece de convicción, de credibilidad, y hay un constante asombro ante el hecho de que nadie ve lo falsa que es esta ilusión y lo apuntalada que está en verdad. Lo cierto es que la ilusión está llena de agujeros y de indicios sospechosos. Tiene las mismas inconsistencias y cabos sueltos que cualquier sueño. Hay muchos momentos al día en que el velo se descorre y la ilusión se delata, pero nadie se da cuenta porque todo el mundo está condicionado para parchear los lapsus y evitar que se desplome todo el castillo de naipes. "¿Viste eso? No. Ah, yo tampoco". "¿Qué fue eso? Oh, vale, nada. Era un sinsentido". La verdad es que todo es una locura, aunque bastante consistente e incluso entrañable en cierto modo.

David Carse
Perfecta Brillante Quietud
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...