Niveles


Donde ni el tercer estado (el sueño profundo) ni el cuarto estado (el samadhi) existen,
Donde todo es experimentado como el Sí Mismo solo,
Donde ni equidad ni iniquidad existen,
¿Podrían la esclavitud o la liberación estar viviendo allí?
Dattatreya

Pregunta: Está claro que todo es consciencia y que la consciencia absoluta es la fuente. Lo que no es tan claro es por qué parece que siempre agregamos algunas cualidades positivas como amor, serenidad, belleza, gozo, Dios, a ESO. ¿Cómo puede ESO tener cualidades o características cuando es el SER mismo?


Respuesta: Hay que distinguir entre el ser mismo y el ser siendo consciente de sí mismo. Se podría decir que el ser mismo no tiene cualidades, aunque esta afirmación es todavía una limitación superpuesta sobre lo ilimitado. Igualmente se podría decir, sin ser inconsistente con la afirmación anterior, que el ser conociéndose a sí mismo es una experiencia que podríamos intentar describir (y fracasar al hacerlo) como amor absoluto, inteligencia absoluta, esplendor absoluto, felicidad absoluta, libertad absoluta, eternidad, divinidad.

La razón por la que esta distinción es importante es porque “el ser siendo consciente de sí mismo” no es la única modalidad del ser. También hay ignorancia, que es “el ser no siendo consciente de sí mismo”. Desde el punto de vista del ser, si podemos usar esta expresión, no hay tal distinción, y eso es lo que intentas aclarar en tu pregunta. Sin embargo, a un nivel inferior, al nivel donde hay distinciones, esta distinción es relevante. Para evitar confusiones tenemos que saber a qué nivel se hace la afirmación. Al nivel de lo Último no se puede hacer afirmación alguna, tal vez sólo “Yo soy” o “El Ser es” o “Soy ese Ser que Es”, algo así, con las palabras disolviéndose en la experiencia del ser.

Ahora, la cuestión es que si tomamos el elevado camino de la no dualidad, a su nivel último, no podemos simultáneamente sentir o creer que somos una entidad separada con todo el sufrimiento apegado a tal creencia, y afirmar que todo es consciencia y que la consciencia absoluta es la fuente. No podemos hablar la verdad sin vivir la verdad. Hablar la verdad y vivir la verdad son dos experiencias separadas, y la que importa es vivir la verdad. Lo que es dicho a partir de la experiencia de vivir la verdad, no importa cuan dualista, o a veces incluso infantil pueda parecer, es verdad. Lo que se diga desde la ignorancia, por muy lógico que parezca, es falso.

Con afecto,
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...