No puedes conocerlo, pero puedes serlo


Mira, y no podrás verlo.
Escucha, y no podrás oírlo.
Extiende tu mano, y no podrás asirlo.
Arriba, no es brillante.
Abajo, no es oscuro.
Sin fisuras, innombrable,
retorna siempre al reino de la nada.
Forma que incluye toda forma,
imagen sin ninguna imagen,
sutil más allá de todo concepto.
Acércate y no hallarás un comienzo
síguelo y no hallarás un final.
No puedes conocerlo, pero puedes serlo
ausentándote en tu propia vida.
Simplemente date cuenta de tu origen;
esta es la esencia de la sabiduría.
Tao Te King

Finalmente, lo que es real no puede verse ni oírse, ni pensarse, ni comprenderse. Sólo estás viendo tus propios ojos, escuchando tus propios oídos, reaccionando al mundo de tu propia imaginación. Desde el principio, todo es creado por tu mente. Tú lo nombras, tú lo creas, tú le das significado tras significado. Tú agregas el qué a la realidad, luego agregas el por qué. Todo eres tú. El original se borra con la ola de lo nuevo, que en sí ya es viejo. El pensamiento suprime todo lo que hay fuera de sí mismo.


La mente es tan poderosa que podría tomar el puño imaginado y golpearlo contra una pared y realmente creer que tú eres la persona dueña del puño. Porque la mente, en su ignorancia, es tan rápida para mantener unido su mundo imaginado que ha creado el espacio y el tiempo, y todo lo que contiene ... / ...


La mente no puede comprender "nada",  el absoluto, aquello de lo cual fluye todo, el no-mundo original. Ponerle el nombre de "nada" lo convierte en mentira. No es "nada" porque es anterior a las palabras. "Nada" no es solo aterrador para el mundo del pensamiento reflejado, sino que es incomprensible. La mente se aterra cuando piensa en ser aquello de lo cual nació, ya que aquello no puede ser ni controlado ni conocido. Sin identificación con un cuerpo, la mente se abandona a la muerte, y la muerte nunca llega. Lo que nunca vivió no puede morir.


Con el tiempo la mente descubre que está libre, que está infinitamente fuera de control y es infinitamente gozosa. Finalmente, se enamora de lo desconocido. Ahí puede descansar. Y como ya no cree lo que piensa, se queda para siempre en paz, dondequiera que esté o no esté.


Byron Katie
Mil nombres para el gozo
Vivir en armonía con las cosas tal como son
La liebre de marzo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...