Impersonal de principio a fin



Te he dicho todo cuanto constituye la esencia misma de la Verdad: no hay tú, ni yo, ni Ser Superior, ni discípulo ni gurú.

Dattatreya

Una de las cosas verdaderamente asombrosas respecto a todo esto es darse cuenta de que toda la tradición y la historia y el movimiento, y la tendencia humanas hacia la "espiritualidad" y la "santidad" y lo "sagrado"  están completamente descarriados. Son una rotunda equivocación. No hay nada de santo o de espiritual o de sagrado o de divino en Todo Lo Que Es. Lo Absoluto es enteramente ateístico. Es completa y rotundamente impersonal de principio a fin. La tendencia humana hacia lo misterioso y lo sobrenatural y lo numinoso es solamente eso: una tendencia, parte de la programación de los organismos cuerpo/mente. (...)

La Verdad es lo opuesto a todo cuanto has aprendido. Las cosas no son lo que parecen, ni son como se te ha hecho creer. El pensamiento no es tu estado natural. La involucración personal no es tu estado natural. Ni siquiera es tu estado natural algo tan "sagrado" y elevado como lo que denominas "amor". Esforzarse, preocuparse, anhelar, desear, tener creencias, tener opiniones, necesitar defender esas posiciones, no necesitar nada en absoluto; nada de eso es tu estado natural, tu verdadero ser. Todo eso no es más que comportamientos aprendidos, condicionados, una hipnosis que te mantiene dormido en el sueño. El condicionamiento es tan profundo que crees que es tu verdadera naturaleza. Vuelve. Tu Ser es previo a todo cuanto crees conocer como real o verdadero.

Y cuando el Ser, esta Verdad, el no-ser de tu naturaleza original explote y aniquile tu consciencia de sueño, te darás cuenta de que siempre has estado más cerca de ti que ninguna cosa que pensaste que sabías.

David Carse

La existencia del mundo es como el mundo onírico de un soñador.
Tenemos la sensación de que el mundo es real debido a que sentimos
que nuestro cuerpo es real, y viceversa. Esta es la ilusión primordial.
La gente cree que el mundo es muy antiguo. Lo cierto es que emerge
con tu consciencia.
Lo que ves es el reflejo de tu propia consciencia.
Tú te ves a ti mismo en el mundo, mientras que yo veo al mundo en mi
mismo. Para ti, tú naces y mueres; mientras que para mí el mundo aparece
y desaparece.

No pretendas ser lo que no eres,
no rehúses ser lo que eres.

Sri Nisargadatta Maharaj

(Texto y citas tomadas del libro de David Carse: Perfecta Brillante Quietud, ampliada en el caso de Nisargadatta)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...