Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Naturalmente

1 Aquel que subyuga (a guarda?)* los diez sentidos, emerge a la luz en su corazón Así es el ser de aquel en el que mora la misericordia y la gracia del Señor.
2 En cuya mente amigo o enemigo lo mismo es: Todo lo que habla es de divino conocimiento, Todo lo que escucha es el santo nombre, y todo lo que mira es meditación. Naturalmente aprende a amar.
3 Naturalmente se despierta, naturalmente duerme Lo que naturalmente ocurre, eso acepta. Naturalmente ríe, naturalmente es indiferente. Naturalmente guarda silencio, naturalmente medita en el Nombre.
4 Con naturalidad come, con naturalidad ama Con naturalidad es borrada toda hipocresía Con naturalidad la compañía santa tiene lugar Con naturalidad el Supremo e infinito Brahma es hallado en su alma.
5 Naturalmente vive en su casa naturalmente la dualidad de su cuerpo es destruida En aquel en cuya mente la alegría ha despuntado se ha derramado la dicha suprema.
6 Naturalmente el néctar del nombre es bebido y naturalmente su alma es ofrecida al Señor como ofrenda. En aque…

Simple consciencia ordinaria

El viento sopla donde quiere,
y oyes su voz, pero
no sabes de dónde viene
ni a dónde va.
Así es todo el que nace del Espíritu.
Evangelio de St. Juan


"Volved a vuestros hogares" ... no continúes saliendo a buscar más y más cosas nuevas. No pienses que "hay algo más elevado" que esta simple consciencia ordinaria. Olvida todos los artificios que hayas podido utilizar o que hayan podido surgir necesariamente alrededor de esta comprensión. Olvida todo. Porque no es ni un estado ni una cosa especial que haya que "sustentar" y "alimentar" todo el tiempo ... tan sólo es el vivir ordinario y natural. No necesitas vivir de manera excéntrica o extraordinaria, aunque puedes hacerlo si surge así. Simplemente ser es suficiente. Ni siquiera se piensa en ello.

Uno no va ni viene ya a ningún lugar ... Cualquier lugar, cualquier situación ... Todo es adecuado.

"... Como las hojas secas arrastradas por el viento" (Yoga Vashista)

(...) Esta vida sea como sea, es y…

Las cuatro cualidades

La Gracia está siempre actuando, solo hay que estar alerta a ella. Desde el punto del vista del Absoluto nada es real, todo es ilusorio, pero dentro de la ilusión hay gradaciones, niveles de conocimiento, de ahí la vieja imagen de la Escalera y que cada uno ocupa un peldaño. Para el Realizado que SABE que todo es el Absoluto nada de esto tiene valor, ni siquiera las cuatro cualidades(*) que un individuo debe reunir para alcanzar la Iluminación.
Cuando un Sabio le dice al ignorante “Tú YA ERES el Absoluto”, le está creando la tensión más fuerte que un buscador puede sufrir, el ignorante tiene solo dos opciones o resolver o abandonar. El Sabio le enfrenta al núcleo de la ignorancia, porque es evidente que él no ve la verdad del Sabio reflejada en sí mismo, por lo tanto, la búsqueda es una obligación.
Esta búsqueda en si misma es la llamada del Absoluto. La Búsqueda es real para el ignorante que está de lleno en el juego Conocimiento-Ignorancia: “¡No se, entonces debo aprender!”, este pens…

Indagación

Al indagar en silencio, profundamente sin saber, el mundo conceptual queda atrás. T.Packer
¡Tenemos tantas preguntas! ¿De dónde surgen? ¿Tienen nuestras preguntas motivaciones más profundas? ¿Podemos indagar y observar esto? Alguien preguntó: ¿Existe una iluminación total, completa y última?. En realidad, lo que se pregunta es: "Si existe semejante cosa, puedo yo lograrla?"
¿De dónde surge la pregunta por una iluminación total y completa? ¿De dónde surge querer alcanzarla? Todo eso ¿no surge acaso de nuestro profundo descontento con nosotros mismos, con los demás y con el mundo? A veces ni siquiera podemos descubrir la causa del descontento, simplemente nos sentimos dolorosamente fuera de sincronía. Hay una falta de significado, un sentimiento de estrechez, de vacío. No el vacío del vasto espacio abierto, sino un sentimiento interior de carencia de valor, de soledad, de falta de felicidad y separación de los otros. Quizás haya miedo al abandono o un sentimiento de no ser amado…