La búsqueda se duerme contigo

La Luna sobre el Faro Pigeon Point de Tyler Westcott

Levántate y hazte a un lado:
tú mismo estás tapando al Yo.
Hafiz


La búsqueda de respuestas a tus preguntas es sólo una búsqueda más. 

¿No te das cuenta de que a la mente le encanta hacer preguntas? Porque mientras pueda hacer preguntas tiene asegurada su continuidad: porque existe un concepto de pasado, de futuro, de individualidad, porque hay una persona que es la que hace preguntas y que acabará encontrando respuestas. 

¿No crees que si realmente hubiera respuestas ya las habrías encontrado? ¿Acaso no te han dado ya bastantes respuestas? ¿Acaso no tienes las estanterías repletas de libros con respuestas, repletos de ellas? 

¿Sabes qué ocurre? Que este hacerse más y más preguntas debe continuar porque la mente deber continuar, no quiere tirar la toalla, no quiere morir. Las respuestas a tus preguntas surgen una y otra vez, pero la mente no puede aceptar que sean reales porque eso aniquilaría las preguntas y, con ellas, a quien se las plantea. El sujeto que se plantea las preguntas nace y muere con ellas. Ambos son interdependientes. 

Por tanto la mente debe continuar para poder hacer preguntas y esperar respuestas. ¡Su propia existencia está en juego! Y así es como continúa la gran búsqueda: <<¡Algún día me liberaré! ¡Algún día me habré liberado!>>. 

¿Y por qué no hoy? ¿Y por qué no ahora? Y si ahora no, ¿cuándo? 

¿Qué respuesta estás esperando? 

¿Qué preguntas te estás planteando? 

Quizás desenmascares todo esto y empieces a reírte a carcajadas de los tremendos enredos en los que nos metemos al intentar ser libres, al intentar liberarnos. Uno se muere de risa cuando se desenmascara la falsedad de sueño de la individualidad y de la lucha por ser libre, libera mucho buen humor. Y puede que esto suceda y puede que no, aunque tú no puedes hacer nada al respecto porque, ya de por si, ese “tu” no es más que una ficción, no es más que un cuento, no es más que un pensamiento. Toda esa lucha es un sueño maravilloso, un cuento que se está desarrollando en la conciencia, una película fantástica que te entretiene y que te hipnotiza. Es una película que se proyecta sola, exactamente tal y como debe ser. La causa de todo tu sufrimiento y tu frustración reside en tu convencimeinto de que puede interferir en ella de alguna manera. El único sufrimiento es el concepto de opción. 

Esta noche cuando te acuestes y te quedes dormido, la búsqueda se dormirá contigo. Así de maravillosamente frágil e ilusorio es todo este montaje. Es un sueño maravilloso, un espejismo maravilloso. Todo él es maia… 

Jeff Foster
La vida sin centro
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...