La naturaleza de la mente


Los pensamientos son olas en el océano de la conciencia. En general, nos concentramos en las olas y las consideramos la realidad. Por ello, experimentamos sufrimiento cuando una ola se acaba, o cuando una ola es más grande, o cuando una ola es algo que otra ola no es. En este sufrimiento, se olvida de dónde surgen esas olas, y de qué están compuestas.

La enseñanza de Ramana y Papaji es permitir que los pensamientos se detengan. Aquiétate. Quédate quieto. En la quietud, la inmensidad de lo que es existe antes del pensamiento, antes de la ola, así como después de todo pensamiento, después de todas las olas, y se reconoce en su infinitud.

Sólo nos damos cuenta de nuestras ataduras porque prestamos atención a esos pensamientos que se piensan y se vuelven a pensar, y después se consideran la realidad. Los pensamientos mismos no son sino impulsos eléctricos, ondas, realidad limitada. Sin embargo, estos impulsos eléctricos, estas ondas, esta realidad limitada, no dejan de ser uno con la realidad absoluta e ilimitada.

La conciencia individual siempre es una con la conciencia pura e ilimitada. Lleva la atención más allá de la ola y te darás cuenta de la existencia del océano. Reorienta la atención hacia la ola y dime, ¿adónde se ha ido el océano? ¿No está siempre presente, con o sin olas? ¿No está la conciencia siempre presente, con o sin objeto? (pensamiento)?

Gangaji
Tú eres eso
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...