Más claro que el agua



Nada ha pasado nunca, excepto un pensamiento.
Byron Katie


Cuando la mente cree lo que piensa, nombra lo innombrable e intenta hacerlo real mediante un nombre. Cree que sus nombres son reales, que existe un mundo allá fuera, separado de sí misma. Esa es una ilusión. El mundo entero es proyectado. Cuando estás atrapado y asustado, el mundo parece un lugar hostil; cuando amas lo que es, todo el mundo se convierte en el bienamado. Dentro y fuera siempre casan: son reflejos el uno del otro. El mundo es un reflejo de tu mente.

Al no creer tus pensamientos, te liberas del deseo primordial: el pensamiento que la realidad debería ser distinta a lo que es. Das realidad a lo innombrable, lo impensable. Comprendes que cualquier misterio es sólo lo que tú misma has creado. De hecho no hay misterio alguno. Todo es más claro que el agua. Es sencillo porque realmente no hay nada. Sólo hay la historia que aparece ahora. Y ni siquiera eso.

En última instancia, “misterio” equivale a “manifestaciones”. Simplemente miras desde una nueva perspectiva. El mundo es una ilusión óptica. Eres tú enloquecido sufriendo, o tú dichoso y en paz. Al final, “deseo” es igual a “libre de deseo”. El deseo es un don; se trata de darse cuenta. Todo sucede para ti no a ti.

Byron Katie
Mil nombres para el gozo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...