Como el espacio infinito



El Ser ni se conquista ni se obtiene. 
Tripurā Rahasya


Los cuerpos individuales, sus sentidos, mentes, y todo lo demás, son como las visiones de un sueño; todo ello es proyectado por mí. El control de la propia mente deja todas las otras mentes como están. ¿Para qué quiero entonces controlar mi mente? Las mentes, controladas o fuera de control, sólo existen para mi propio ojo mental. Incluso si todas las mentes son controladas, la mía sigue siendo libre. Mi mente es como el espacio infinito, receptáculo de todas las cosas. ¿Qué podría controlar y cómo? ¿Cómo podría intentar provocar el Samādhi cuando ya estoy en la perfección de la dicha? Pues el Sí Mismo es Conciencia y Dicha pura y perfecta como el espacio infinito. Mi propia luz manifiesta distintas actividades por doquier, sin dejar de ser más que mi propia manifestación. ¿Qué importa si uno ha de manifestarse como acción o inacción? ¿Qué pérdida o ganancia hay en ello? ¿Y qué le importa al ya perfecto Sí mismo entrar o no en Nirvikalpa Samādhi? Con o sin Samādhi, sigo siendo la misma paz eterna y sin orillas. Dejemos hacer al cuerpo lo que guste. Pensando así permanezco siempre en mi propio ser como en el manantial de la pura, continua y dichosa conciencia. Allí soy en mi estado perfecto y sin tacha.


Rey Janaka
Tripurā Rahasya
El Secreto de Tripurā
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...