“Ven al hogar”


"Ningún copo de nieve cae en el lugar equivocado" - Proverbio Zen

Antes de que esta gran aventura hubiera comenzado —aunque nunca en realidad comenzó y nunca terminará— nosotros somos Ser puro, manteniendo una reunión de grupo y decididos a jugar un juego de manifestación, que incluye la idea de separación. Decidimos dividirnos en pequeños pedazos y pretender ser seres separados sin contacto alguno con nuestra fuente. Sin embargo, también decidimos que en algún momento en la aventura queríamos regresar a casa. ¿Cómo hacer esto? Así que decidimos que todo lo que se manifieste ofrecería una invitación para regresar. Esto significa que todo lo que están buscando en este momento es la fuente de todo lo que es. Lo que sea que es, la pared, un piano, o una silla, todo llega de la fuente, el Absoluto, que es amor incondicional. Todos y cada uno es el Uno, jugando el juego de la separación y pretendiendo ser dos.

Todo lo manifestado llega de la fuente de luz y amor. Por lo tanto siempre está en su lugar en su naturaleza original, que es lo que ustedes son. Están mirándose a ustedes mismos manifestándose como la flor, o la pared. Si devienen íntimos con cualquier cosa aparentemente separada, pueden perder en esa intimidad/relación vuestro ilusorio ‘yo’ separado. Eso puede morir en esa intimidad, al igual que haciendo el amor. Algunas veces cuando hacemos el amor, nos desvanecemos en el éxtasis de la unión. Podemos morirnos a través de la intimidad con cualquier cosa—la pared, el piso, otra persona, una música o los sentimientos en el cuerpo. En cada caso, el amado extiende una invitación al amante y dice: “Ven al hogar”. No hay nada que no sea el amado, y el único propósito de Ser es invitar a nuestro aparente ‘yo’ separado a regresar al hogar.

Tony Parsons
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...